Sociedades Matrísticas

sociedades matristicas“Marija Gimbutas, basándose en el estudio de una gran variedad de sitios arqueológicos y en una miríada de piezas de esculturas de todo tipo y material, afirma la persistencia de la veneración a la Diosa Creadora –con los valores que lleva asociada- durante más de 20.000 años, desde el Paleolítico al Neolítico, y más allá de éste. Según Maturana, en la evolución de la especie humana durante este extensísimo período se conservó una convivencia donde las personas eran legítimas, aceptadas, diferentes y responsables; entendida la responsabilidad como el momento en el cual el individuo es consciente de las propias acciones y actúa aceptando sus consecuencias.”

Ante nosotros, encontramos las civilizaciones matrísticas con un nivel organizacional muy superior al conocido actualmente; enfocado en la igualdad y el respeto mutuo, caracterizado por la veneración a la armonía universal y el reconocimiento de la dignidad dadora y conservadora de vida en la mujer-madre, aceptando el planteamiento de la relación madre-hijo como primer grupo social concebido.

En éstos sistemas encontramos un profundo sentido de pertenencia a la naturaleza, lo que estimula la consciencia que procura la salud de los ecosistemas; la concepción de un orden no-jerárquico donde hombres y mujeres pueden participar de un modo de vida centrado en una cooperación igualitaria, precisamente porque la figura femenina representa la conciencia no jerárquica del mundo natural a que pertenecemos, en una relación de participación y confianza, no de control ni autoridad, comenta Humberto Maturana. Ésta modalidad de civilización es considerada por la antropóloga Marta Moiá, como la organización humana primigenia, puesto que tomaba acción en las relaciones humanas en función del bienestar desde antes del nacimiento del sistema actual. Lo que fomentó los sistemas de convivencia social, económica y política fue, en un principio, el profundo deseo de felicidad basado en el respeto mutuo.

Dicho sistema cae entre el 4500 a.C. y el 2500 a.C. bajo la invasión y asentamiento de los pueblos patriarcales, centrados en la apropiación, la jerarquía, la enemistad, la guerra, la lucha, la obediencia, la dominación y el control (Maturana); lo que hoy conocemos como cultura occidental, nuestra civilización contemporánea; una cultura auto-destructiva, falta de consciencia, venenosa como cáncer corrosivo.

La cultura matriarcal es analógica a la patriarcal, los principios son los mismos, pero el dominio lo lleva la mujer; no se confunda matriarcado con matrístico.

Claudio Naranjo nos dice que la mentalidad patriarcal estimula la pasión por el control, la autoridad, el ego; una mezcla de violencia, voracidad, consciencia egoísta, insensibilidad y pérdida de contacto con la identidad más profunda.

Para H. Maturana, en Amor y juego: la cultura patriarcal está constituida por una coordinación de acciones, pensamientos y emociones que transforman nuestro cotidiano en un tipo de convivencia que valora la guerra, la competencia, la lucha, las jerarquías, la autoridad, el poder, la procreación, el crecimiento, la apropiación de recursos y la justificación racional del control y la dominación de los otros a través de la apropiación de la verdad.

Dicho sistema ha sobrevivido gracias a un complejo reordenamiento de costumbres, creencias, hábitos sociales y dogmas basados en el miedo, la subordinación, competencia deconstructiva, diferencia necesaria entre el hombre y la mujer, donde la fuerza física actúa sobre el equilibrio natural de la familia.

El sistema actual expone al capital como sujeto y a las personas como objetos, la alienación se lleva al extremo para desensibilizar al mundo ante los actos de cosificación; la subordinación, desigualdad, desempleo y exclusión son algunos de los efectos de la llamada propiedad privada y sus contextos; El Estado, cuya finalidad debería ser garantizar el bienestar de la comunidad, apuesta por la protección de la libertad del mercado; la cultura se vuelca con alabanzas al que más tiene y al extremo individualismo; la tendencia a la imitación del sistema dominante convierte a las generaciones en símiles de convivencia, donde la única armonía reside en lo artísticamente caótico que resulta la orquesta de la civilización.

El control mediático, tan ligado con la guerra de 4ta generación, es el encargado de perpetuar el sistema, así como la ramificación encargada de la educación, que construye ciudadanos que conocen a la perfección marcas y estilos, estereotipos y tendencias de consumo; dejando a las escuelas cumplir el papel de fábrica de consumidores. Educados para no pensar diría José Luis Sampedro, educados para continuar la línea armónica del caos inducido.

“El cuidado de los demás ha sido sustituido hoy por el afán de dinero y de éxito.” –Casilda Rodrigañez

Ejemplos de las antiguas sociedades matrísticas que perduran en la actualidad, pueden ser los Pigmeos del Zaire, llamados San que, por ejemplo, celebran la transformación de niña a mujer nueva en la tribu; los Mbouti, cuyos bebes llaman padre y madre a todos los hombres y mujeres adultos; así como los bebes Kung, que desarrollan sus capacidades motrices y cognitivas mucho más rápido que los niños de cualquier civilización, gracias a la libertad de movimientos y cercanía de los padres en cuanto a atención. Los juegos no son competitivos y los comparten tanto hombres como féminas; los juegos sexuales no son mal vistos, carecen de noción del pecado y se llega a considerar inapropiado no experimentar sexualmente en la adolescencia, de una u otra forma, como preparación para la concepción.

Entre los Mosuo (En China) el matrimonio no existe, y el sexo se practica libremente y con un sistema de cortejo y correspondencia. Las mujeres madres y ancianas se dedican a preservar el orden, y en general las comunidades consideran hilarantes las historias occidentales donde toda una vida se arruina por algo tan vano como el sexo.

‎ Los Sufi tienen una cosmovisión del amor muy peculiar: “El amor no es un estanque, sino una corriente; sólo existe el movimiento, y para que entre ha de estar saliendo: la llama amorosa ha de pasarse para que no se extinga. Si se quiere acumular, se escapa. Su paso por el cuerpo templa la personalidad.” En el amor no puede haber celos; es un amor desinteresado y no puede ser sólo de uno, si no es una obsesión neurótica. El universo es un enorme océano de amor, por eso no se puede amar a uno sólo, sino es un amor egoísta o dúo. Debe amarse a todos y a todo como parte de uno mismo. Al amar a alguien no les quito amor a otras. Así como cuando se enseña otros, no se pierde el conocimiento, sino que aumenta.

“El temor, el miedo, el anhelo de seguridad, de protección, llevan al hombre a formar partidos políticos o agrupaciones religiosas, con las cuales se identifica… así las diferencias nacen, los antagonismos se desarrollan y las guerras continúan”.   Krishnamurti.

Sin duda, el miedo ha sido uno de los factores primordiales para la preservación y propagación del sistema patriarcal en el que vivimos, como sabemos, el cerebro no busca la verdad, sino la respuesta más cómoda; tomando en cuenta la magníficamente bien diseñada realidad en la que vivimos, y planteando la monstruosa idea del cambio, significa un descarrilamiento de todo dogma impuesto, toda una serie de paradigmas y estructuras de comportamiento, respuesta y acción establecidas en nuestro consciente colectivo, y cuyo desbalance hace temblar de miedo los pilares de la cordura de cualquiera. Pero no hace falta mucho esfuerzo para ver lo torcido de la realidad en la que vivimos; es necesario salir de la caverna platónica y dejar de conformarnos con sombras reflejadas en un muro, virarnos y contemplar la realidad y su ilimitada oferta de posibilidades. Al final, todo depende de nosotros.

“No es el otro el que constituye un obstáculo a tu libertad. Eres tú mismo. Son las fuerzas en ti existentes que cercan tu conciencia. Ellas son tu verdadero y único enemigo” -Hervé Walkman.


Artículos relacionados:

Destacadas

libros cortos

Libros Cortos

Los libros aun cuando sean imaginativos, están llenos de sabiduría que nos sirve en la comprensión del día a día, transformando así, nuestro actuar de forma positiva, es por ello que he creado una lista ...
pop art

Pop Art

“Un Arte para la cultura del consumo”. El siglo XX en los Estados Unidos, Inglaterra y los países desarrollados se caracterizaron a nivel comercial por una cultura consumista, las grandes corporaciones ...
vacaciones en Cancun

Vacaciones en cancun

México es famoso como uno de los países turísticos más importantes del mundo, entre el turismo de México más significativo encontramos a sus hermosas playas; ya sean ubicadas en el Océano Pacífico ...
El Arte Dadaísmo

El Arte Dadaísmo

El dadaísmo es una corriente artística cuyos autores declararon que todo fluía de manera constante y creativa. Estaban más interesados en la salud mental que en el movimiento artístico: en un intento ...